Una enfermedad grave: La “Excusitis”